Felicidad, algunas claves para regresar a ella...

Como carrera profesional me dedico a la Psicoterapia Clínica desde hace más de 15 años, y he estudiado acerca de la felicidad durante otros 10 ya que fue una de las grandes preguntas que asaltó a mi mente desde la juventud, ¿Qué es ser feliz? , Hoy me encuentro aquí con el deseo compartir lo que he podido observar que me ayuda y ayuda a los que me rodean, todo esto con la intención de simplificar los caminos para llegar a estados mentales más estables de maneras más rápidas y permanentes. Dedico este post a mi familia, a mis pacientes, a mis amigos y a todos los que de una u otra manera les pueda ayudar lo que he aprendido a lo largo de estos años.


Primero que nada, una de las enseñanzas más importantes es que en esta vida, todo se trata de equilibrio, hay muchos caminos para llegar a una vida estable, pero una de las claves es encontrar el equilibrio, y una vez encontrado, no perderlo, ya que si bien es cierto que podemos encontrarnos con momentos plenos de vez en cuando, no es lo mismo que construir una vida plena y feliz en una constante, y poder sentirnos tranquilos y en balance aún cuando la vida no es lo que esperamos que sea.


Para empezar este viaje partiremos de definir qué es felicidad para mí. Felicidad es llegar a un estado emocional de satisfacción, plenitud y armonía en el que sientes que lo que haces funciona, tus decisiones tienen como resultado consecuencias positivas para ti, tu cuerpo, tu mente y todo fluye de manera simple, sin luchar contra ti, tu mente o la vida misma. Por un lado es generar los recursos necesarios para desarrollar una actitud implacable, resistente a casi cualquier crisis de la vida, y por otro lado, construir con tus decisiones diarias y con disciplina, consecuencias positivas en tu cuerpo, tu mente y tu vida que te lleven a la congruencia y a sentirte orgulloso u orgullosa de ti, y de tus decisiones... se oye fácil ¿no?


Pues aunque no lo creas, lo es, es más fácil de lo que muchas veces pensamos. ¿Qué pasaría si te dijera que nuestro estado natural es de plenitud y felicidad? Tal vez pensarías, ¿Cómo, eso que he estado buscando todo este tiempo, en realidad es mi estado natural?, y ¿Cómo lo perdí?, ¿Cómo regreso a ese estado natural? o por lo menos es lo que yo pensé cuando comencé a darme cuenta, a despertar, como muchas culturas le llaman. Y no con esto quiero decir que estoy 100 % despierta, a veces vuelvo a adormilarme y vuelvo a entrar en el juego de perderme y encontrarme, como cualquier ser humano de esta tierra.


Creo que la mejor manera de ejemplificar esto es observar a los niños a nuestro alrededor. Siempre y cuando sus necesidades básicas se encuentren resueltas y se trate de niños sanos, ellos son felices sin pedir nada a cambio, no ponen condiciones para su felicidad, disfrutan el momento presente, no están pensando qué pasó ayer y mucho menos les preocupa que pasará mañana, ellos simplemente confían en sus cuidadores que mantendrán sus necesidades resueltas y el resto del tiempo, a disfrutar la vida... bueno, esto siempre y cuando sean niños sanos y no corrompidos por las expectativas o trampas de la adultez.

Pasemos ahora a las claves, ¿Cuáles son? ¿Cuál es el camino? A lo largo de mi caminar, como sé que debe pasarle a muchos, he encontrado tantas vertientes y opiniones que por momentos me han confundido, he tratado de leer acerca de varias culturas y de diferentes tiempos de la humanidad, y he encontrado algunos puntos nucleares que son sobre los cuales se fundamenta mi filosofía de vida actual y me llevan a considerarme una persona feliz la gran mayoría del tiempo y espero pueden ayudarte también en tu búsqueda de equilibrio...


Hablaré de estas 4 claves:

La mayoría del mundo convergemos en importancia y sobre el cual mi vida entera se sustenta últimamente: EL AMOR... este para mí es la base de todo, todo se sustenta en el amor, las mayores religiones del mundo, muchas de las decisiones más importantes de tu vida, incluso la capacidad de ser felices y plenos.

EL miedo es la contraparte del amor, y la otra actitud desde la que podemos tomar las decisiones en la vida, cuando éste se desbalancea en nuestra vida nos lleva a alejarnos de la plenitud y de la felicidad. El miedo debe estar justificado ante peligros que amenacen nuestra vida, si no es así, probablemente son creaciones de nuestra mente que más qué protegernos, nos llevan a vivir una vida de ansiedad, dolor, enojo, reclamos, inseguridades y por ende, infelicidad.

Pregunta cuántas de tus decisiones están fundamentadas en el amor y cuántas en el miedo, y de acuerdo a esto será que tanto estás disfrutando tu vida últimamente o qué tanto la sufres constantemente.

La siguiente clave: LA DISCIPLINA...

La disciplina es indispensable cuando hablamos de felicidad, ya que muchas veces debemos tomar decisiones difíciles, aún cuando no es lo más cómodo o lo que más nos apetece pero sí es lo que más nos conviene. Es por esto que sembrar en los niños la semilla del autocontrol y de la disciplina desde pequeños con algún deporte o práctica, los ayudará en un futuro a tener la fortaleza de tomar las decisiones correctas aunque no sean las más fáciles, las más suculentas o las más deseadas, llámese alimento, actividad, pensamiento o actitud, la disciplina siempre me ayudará a tomar el camino correcto, y ¿cuál será este camino? el que resulte en consecuencias positivas para mi mismo.


Siguiente clave: AGRADECIMIENTO, definitivamente esto es el antídoto del descontento, del deseo insatisfecho y de los reclamos constantes. Muchas veces en la vida no podemos ser felices no por que no tengamos razones para serlo, sino porque nuestro enfoque se encuentra estacionado en lo que nos falta, en lo que no es como esperábamos o en lo que deseamos y aún no llega o nunca llegará. Pero que pasa cuando empiezo a practicar el agradecimiento por lo que sí está, por lo que sí tengo o aún mejor, agradezco las crisis y carencias que me enseñan algo. Entonces me vuelvo fuerte, abundante y me siento la persona más afortunada del mundo.


Por último, la clave final, ACTITUD, la vida es 1% realidad 99% actitud, yo no puedo controlar lo que pasa en mi vida, pero tengo control absoluto sobre la actitud que elijo, consciente o inconscientemente, para enfrentar las situaciones de la vida. El resultado de mi interpretación de la vida dependerá de la actitud con la cuál estoy interpretando las cosas. Y eso mucho depende de cómo me encuentro en ese momento para saber qué es lo que proyectaré en los demás y en las circunstancias. Imagina que la actitud son los lentes que traes puestos para observar la vida, pero si tus lentes están sucios, y lo que haces es tratar de cambiar tu entorno, o a las personas, todo se seguirá viendo distorsionado porque no es la vida lo que debes cambiar sino tu actitud la que debes limpiar para poder ver desde una perspectiva positiva o por lo menos realista, no llena del lodo de la negatividad. ¿Y tú, que lentes traes puestos hoy?

Para cerrar mi primer post, quisiera resumir, si es que se pudiera crear una fórmula para la felicidad, creo que la mía sería de la siguiente manera:


FELICIDAD = AMOR + DISCIPLINA + AGRADECIMIENTO + ACTITUD POSITIVA todo por el MOMENTO PRESENTE.





10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo