A todas esas hermosas mujeres que se juzgan demasiado…



Hoy quiero decirte que aunque a veces no lo sientes así, eres hermosa y perfecta dentro de tu imperfección. Sé que hay días en que observas tu cuerpo con desdén porque no es lo que te gustaría que fuera, te comparas con otros cuerpos y otras mujeres, porque juras que ellas son felices al 100, que lo tienen todo, que están conformes con ellas y con su cuerpo, y asumes que esto es gracias a sus cuerpos “perfectos” según los parámetros de la sociedad, sin embargo hermosa mujer, esto no es así, la realidad es que toda mujer sufre en algún momento de su vida, ya que somos como hermosas mariposas que van pasando por un increíble proceso de transformación, solo que la metamorfosis no sucede en nuestros cuerpos si no en nuestras almas.


Al principio, cual larva de mariposa, no nos importa nuestra forma, no somos muy conscientes de ella ni nos importa serlo, simplemente andamos con descuido por la vida disfrutando el instante, riendo a carcajadas y soñando despiertas, agradecemos que nuestras piernas corran rápido y que nuestras manos se sostengan fuerte del pasamanos, pero cuando entramos en cierta edad nos sentimos cual oruga, vienen los impulsos que apenas y comprendemos, la necesidad implorante de embonar, de ser parte de algo más, queremos sentirnos especiales, únicas, amadas y admiradas, y, es en esta etapa cuando las inseguridades surgen, cuando empezamos a dudar y a juzgar cada parte de nuestro ser, nos rechazamos y nos alejamos de nosotras mismas, luchamos contra nuestras imperfecciones, nuestras expectativas y contra nuestros cuerpos y, entre más sucede esto más solas nos sentimos, más buscamos consuelo en los lugares equivocados, comida, moda, alcohol, complacencia con los demás, dietas, maquillajes, operaciones, TODO para convertirnos en lo que creemos que debemos ser, pero no es hasta que te das cuenta de quién eres que empiezas a convertirte en eso, en tu YO PROFUNDO, HERMOSO y PERFECTO tal y cómo es.


A veces, necesitamos la soledad, tal cual como una pupa que funge de refugio para encontrarnos a nosotras mismas, y es aquí cuando, cansadas de agradar a los demás menos a nosotras mismas, hartas de ser evaluadas por nuestra imagen, decepcionadas de los que han pasado por nuestras vidas y no han podido ver más allá del exterior, es justo aquí cuando nos rendimos, nos guardamos hacia nosotras mismas y dentro de nosotras en esa pupa de la soledad, la meditación y la conexión con nosotras mismas, donde logramos conectar con esa esencia divina que habita en cada uno de nosotros y cuando la encontramos en nuestro interior y nos sentimos cómodas con ella, es entonces que nos transformamos en esas bellas mariposas que siempre hemos estado destinadas a ser.


Es cuando emergen esas maravillosas alas que nos dan la libertad de volar, de ser auténticas, de alejarnos o acercarnos a lo que nos place o huir de lo que nos lastima, como los juicios de los demás o sus expectativas de nosotras y de lo que según ellos deberíamos de ser, es con estas alas en mi corazón que me libero de la opinión y juicio de los demás y me doy cuenta de que nadie puede lastimarme si yo no lo permito, me doy cuenta de que soy perfecta en mi imperfección, que mi cuerpo es maravilloso tal y como es, es cuando dejo de luchar y me comienzo a amar, cuando me encuentro conmigo misma y me atiendo con amor, me alimento con consciencia, me ejercito con la intención de ser fuerte y poderosa para vencer los obstáculos de la vida y no para complacer a los demás, es cuando vuelo libre por mi vida, con la cara lavada y el corazón de frente, abierta al amor y orgullosa de ser yo, es cuando me rodeo de las personas que me conocen y me aman como soy en mi total autenticidad pero en la mejor versión de mi misma, es cuando en cada momento yo me amo, me acepto, agradezco cada centímetro de mi ser y del cuerpo en el que habito, ES CUANDO POR FIN SOY LIBRE… a veces pronto a veces lento, pero eventualmente, nos reconciliamos con ese maravilloso ser que somos y comenzamos a disfrutar de ese hermoso regalo de ser mujer…

89 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo